AprendizajeAutonomoenFormacionVirtual

Estimados Amigos participantes

El aprendizaje autónomo, es el pilar de la formación
virtual,

En el aprendizaje autónomo, el aprendiente es el dueño de
todos los roles o en otras palabras, el asume un super-rol, el
aprendiente debe hacer un reaprendizaje, quiere decir, borrar la forma
previa que tenía de aprendizaje y enfrentarse a una nueva forma
de aprendizaje, la cual, ya ha podido usar antes, sin haberlo
notado.  En el aprendizaje autonómo, estasmos aprendiendo
desde nuestro entorno, en la conversación con el dependiente de
la tienda, el taxista, el compañero, la novia o novio, etc.

Pero si queremos pensar en el aprendizaje autónomo, dedicado a
un campo especial de conocimiento, como aprendientes, debemos abrir
nuestra mente a cualquier información que llegue por cualquiera
de los integrantes de nuestro entorno y fuera de él.  Pero
en especial, a un integrante, nosotros mismos, con un alto nivel de
responsabilidad, si quiero aprender algo, lucho por obtener esas
competencias, debo leer, todo lo propuesto, investigar al lado de la
teoría, practicar de alguna manera, según el tipo de
conocimiento a adquirir, siguiendo una guia de aprendizaje, puedes
experimentar un caso de laboratorio, realizar un ejercicio simulado en
algún tipo de programa o escribiendo un ensayo sobre el tema; si
quiero aprender, aprendo, si no quiero, lo olvido, cambio el nivel de
voluntad hacia el curso que realizó, si quiero pero veo que no
puedo, renunció hasta una nueva oportunidad, pero no dejo la
responsabilidad, la auto-responsabilidad a medias.

Si quiero aprender, aprendo!!! Cómo? Con el esfuerzo, con el
sacrificio, con la lectura y escritura, con la práctica, con la
búsqueda de asesoría en el orientador; aquí
aparece el señor o señora con el otro rol, el
guía, quien no necesariamente es un experto pero puede manejar
el tema y orientar, guiar, facilitar el camino para el logro de
resultados del aprendiente y finalmente, también se llega al
aprendizaje compartiendo nuestros conocimientos adquiridos, sumados a
los previos, con los compañeros de curso o de equipo de trabajo,
este enlace a compartir lo que voy aprendiendo, permite avanzar en mi
conocimiento cuando algunos temas ya digeridos por los
compañeros son expuestos como nuevos productos de aprendizaje,
faciltados ahora no por el tutor, sino por el compañero,
entonces el aprendizaje autónomo se va tomando de la mano, del
aprendizaje colaborativo y cooperativo.

La interacción con los compañeros, puede estar
también relacionada con la evaluación en tres diferentes
niveles, la autoevaluación, la coevaluación y la
heteroevaluación.  En la primera, el aprendiente realiza su
propia evaluación, en la segunda mutuamente, con un
compañero, podemos revisar nuestro trabajo desde la
visión del compañero, en la final un grupo pequeño
o grande puede analizar la exposición de mis productos; todos
estos niveles de evaluación, estan ligados a una lista de
chequeo, una guia de aprendizaje, una hoja de ruta o como quiera
llamarse y podría reforzarse en una matriz o rúbrica.

Espero que esta pequeña nota, (que quería escribir hace
mucho tiempo) sirva en el entendimiento de como es el aprendizaje
autónomo en un curso que tiene como base un salón de
clases electrónico, es decir un curso montado o creado en un
ambiente de formación virtual.

A continuación, comparto un párrafo que me parece
interesantísimo como conclusión de esta nota, esta
copiado literalmente a como se encuentra en la nota en Facebook, por mi
amigo JuanDomingo de Barcelona http://www.facebook.com/note.php?note_id=87143617498&ref=nf

Hay
una historia de un maestro que contaba siempre una historia al terminar
la clase, pero los alumnos no siempre la entendían. Uno de ellos
se quejó de que no les explicaba el significado y el maestro se
disculpó y en señal de reparación le invitó
a comer un rico melocotón. Más aún, el maestro se
ofreció a pelar él mismo el melocotón. Incluso lo
cortó en trozos para que le fuese más fácil
comerlo, lo que el alumno acepto aunque no quería abusar de su
generosidad. Por último, el maestro le propuso también
masticarlo antes de dárselo a lo que el alumno, esta vez, se
opuso sorprendido. El maestro le
contestó: “Si yo os explico el sentido de cada cuento,
sería como daros a comer una fruta masticada”.
Para
aprender te tienen que pasar cosas a ti, no al profesor, aprender
cuesta trabajo Nadie puede masticar la comida por ti, ni nadie puede
aprender por ti. Lo malo es que en los cursos pasan muy pocas cosas, es
aprender “haciendo”, es decir, el usuario es el que pasa a gestionar
sus conocimientos, sus contenidos, sus ideas, y no son de nadie
más que de él,….los demás le ayudaremos a
conseguirlo, pero será él el que decida sobre las cosas
que quiere y necesita.

Queda pendiente de analizar el uso del
salón de clases virtual o electrónico, nos debemos quedar
siempre allí o debemos interactuar con el entorno virtual, con
la web 2.0 que mi otra amiga, Mariana Afronti, confrontaba con la web
3.0 o debemos manejar estadisticas de gestión que aseguren que
el aprendiente asiste al salón de clases electrónico
junto con su tutor o tener la libertad de explorar la web o la
internet, buscando contenidos o interactividad con el conocimiento
deseo de aprendizaje, en blogs, wikis o comunidades (grupos) de
aprendizaje y debate.

Quiero finalizar haciendo un paralelo
entre la presencialidad y los cursos que oriento en la plataforma
blackboard utilizad por el SENA www.senavirtual.edu.co, mi
paralelo me hace pensar en un LMS (blackboard) como el salón de
clases y una plataforma especializada EDO English Discoveries Online
como el laboratorio o salón de practicas.

Hasta la próxima nota,
buen fin de semana

Andrés Aurelio
Alarcón Tique